Seleccionar página

Estamos en búsqueda de nuestra libertad financiera, el objetivo que nos hemos marcado anteriormente, y para ello hemos llegado a la conclusión que debemos controlar nuestros gastos (recordemos que es la única variable sobre la que podemos inferir directamente) y trabajar en nuestros ingresos para conseguir que éstos sean mayores a nuestros gastos.

Cuando hablamos de ingresos, lo primero que nos viene a la cabeza es el dinero que ganamos con el sueldo del trabajo al que acudimos cada día (esto no es correcto del todo, ya que tenemos la suerte de tener, en la mayoría de los casos, 2 días libres a la semana y 21 días de vacaciones). Pero no sólo existe, por suerte, posibilidad de ingresar dinero trabajando para alguien. Tenemos a nuestro alcance muchas otras opciones de fuentes de ingreso que por un motivo u otro las obviamos y no las tenemos en cuenta. Por ello, creo que es clave definir y diferenciar los diferentes tipos de ingresos que existen y profundizar en cuáles son los que nos permitirán alcanzar nuestros objetivos. Podemos definir dos grandes grupos de fuentes de ingresos:

  • Los ingresos activos. Son aquellos ingresos que recibes a cambio de realizar una actividad. Si no realizas dicha actividad, no obtendrás ingresos. El claro ejemplo de ingreso activo es el trabajo por cuenta ajena para una empresa en el que, si trabajas las horas acordadas, recibirás los ingresos acordados.
  • Los ingresos pasivos. Son aquellos ingresos que no necesitan de una actividad periódica, no requieren de un trabajo de 8 horas al día. Este tipo de ingreso no es, precisamente, el más utilizado por la mayoría de las personas, y es una pena, porque se trata de un ingreso que continuará existiendo aunque no continuemos haciendo una tarea concreta. Un ejemplo es la inversión en bolsa o la venta de un curso online que hemos creado.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de decidir en la procedencia de nuestros ingresos es el riesgo, el riesgo que corremos de perder dicha fuente de ingresos e incumplir así nuestra máxima de ingresos > gastos. Como hemos visto en la definición de cada uno de los ingresos, el tipo de ingresos que tiene un menor riesgo (siempre hay riesgo, pero lo podemos minimizar) es obtener ingresos pasivos. Si nos echan de nuestros trabajo (ingreso activo) dejaremos de obtener una fuente de ingresos hasta que encontremos otro trabajo. Sin embargo, si creamos un curso online y lo publicamos para su venta, es posible que incluso no haciendo nada para su promoción, obtendremos dinero de él.

Si, además de decirte que los ingresos pasivos tienen un menor riesgo, te digo que puedes obtener una importante fuente de ingresos trabajando unas pocas horas a la semana, ¿te convencería aún más? o pensarías ¿dónde está el truco? Vamos a ver primero cómo podemos obtener estos ingresos pasivos y después analizaremos estas preguntas.

Fuentes de ingresos pasivos

Como hemos dicho, los ingresos pasivos son aquellos que nos permiten obtener ingresos sin necesidad de realizar continuamente una acción. Aunque hay muchas fuentes distintas para obtener ingresos pasivos, te contaré alguna de las que uso o usaré -principalmente sobre Internet-, así lo verás más claro:

  • Inversión en bolsa y otros valores. Como su propia palabra indica, si invertimos, obtendremos un retorno de la inversión. El problema es que no todo el mundo tiene conocimientos de inversión y se debe estar atento a dichas inversiones. Si nos asesoramos y realizamos inversiones inteligentes, podemos obtener, tranquilamente entre un 5% y 7% de rentabilidad.
  • Publicidad en tu blog o página web. Este es uno de los recursos más utilizados a la hora de obtener ingresos con en Internet. Se basa en tener una página web o blog con muchas visitas y cobrar por la publicidad que se muestra en ella. La principal barrera es que necesitas tener un gran número de visitas y, para ello, se requiere de una gran dedicación y tiempo, tanto para escribir contenido como esperar a la indexación y posicionamiento en los buscadores.
  • Cursos online y/o presenciales. Comercializar un curso es una de las tareas más rentables. Sólo tendrás que crear los contenidos una vez y después preocuparte de comercializarlos -y dar atención a tus alumnos, por supuesto-. Si, además de vender nuestro curso de forma online, impartimos el curso de forma presencial, nuestro caché aumentará y obtendremos mejores valoraciones, que a su vez nos ayudarán a vender mejor aún el curso online. Aquí la barrera que tenemos es conocer bien la materia sobre la que vamos a dar el curso y, sobre todo, tener don de la palabra y saber explicar las cosas para que el curso cumpla su objetivo.
  • Crear páginas nicho. Una página nicho es como se conoce a las páginas específicas sobre una materia y que tienen como objetivo obtener ingresos a partir de ellas. Algunos ejemplos de páginas nicho son páginas sobre una temática (bicicletas), páginas de un grupo o artista (Justin Bieber :p) o sobre cómo hacer algo (cómo pasar las pruebas de la policía nacional). La forma más sencilla de obtener beneficios es a través de afiliación de alguna de las principales plataformas o vendiendo cursos, talleres, etc. La principal barrera en este caso es conocer bien el nicho (o el tiempo que necesitamos para conocerlo).
  • Plataformas de comparación o recomendadores. Ras-tre-a-tooor. Aunque seguro que estás pensando en seguros o telefonía, hay muchos sectores que aún no disponen de ninguna plataforma comparadora referente y tal vez puedas crear tú la próxima. La principal barrera es disponer de algunos conocimientos técnicos para realizar la plataforma y el tiempo que se necesita invertir para captar a todos los clientes.
  • Tienda online de venta de productos. Vender tus propios productos, o de terceros, es una buena opción para obtener ingresos. Se puede considerar como una evolución de las páginas nicho, pero siendo nosotros mismos los que vendamos los productos que promocionamos. La barrera para un negocio de venta online es, además de las propias de un nicho, poder crear una buena tienda online y disponer de una logística más o menos profesionalizada para el envío de los productos.
  • Una empresa de servicios. Este es, para mi, una fuente de ingresos pasivos un poco dudosa, y te digo por qué. En estos momentos yo tengo ya mi propia empresa de servicios, pero aún no he conseguido que genere beneficios y llevo casi dos años con ella. Además, cuando tienes una empresa, pasas de tener un jefe, a tener cientos, a los que tienes que llamar, dar explicaciones y estar atento. Además, definir y crear un buen servicio no es tarea de una tarde, por lo que la inversión en tiempo (y en dinero) es realmente importante. De cualquier forma, si se trabaja duro y con ilusión cada día, seguro dará sus frutos y, en unos años, no serán cientos de euros los que consigas con ella, sino cientos de miles.

Como verás, aquí tienes unas cuantas ideas para obtener ingresos pasivos. Algunas serán más fáciles para ti, otras menos. La clave es elegir aquellas con las que te sientas cómodo y seguro y puedas dedicarles la atención que se merecen.

Antes nos preguntábamos dónde está el truco, por qué no está todo el mundo haciendo esto, obteniendo beneficios sin tener que trabajar todos los días en algo que no les apasiona. La respuesta, en mi opinión, es el miedo y la inseguridad. Pensamos que tiendo un “buen” trabajo nos soluciona la vida, tenemos una estabilidad y podemos “invertir” en tener una casa, coche y crear una familia. ¿De verdad tener un trabajo nos da seguridad? ¿Nunca has tenido miedo a perder tu trabajo y no poder pagar tus deudas o mantener a tu familia? La mayoría de la gente que conozco que tiene un “buen” trabajo están cobrando un salario nada despreciable, pero cuando hablo con ellos sobre negocios, siempre tengo la misma impresión: están aterrorizados de que ocurra algo y se queden sin trabajo. La situación aún es peor cuando los ingresos por dicho trabajo son muy altos, momento en el que te introduces en una rueda de gastos muy elevada y de la que no puedes salir nunca, pero si llega el caso en el que te veas obligado a salir, no tener esos ingresos, ¿qué haces? ¿Cómo podrías pagar dos hipotecas, un coche el colegio privado de tus hijos y continuar con tu ritmo de vida?

No creas te quiero convencer de nada. Mi único propósito es compartir mis pensamientos, lo que yo he podido aprender de otros muchos que son capaces de plantearse las cosas y verlas de forma diferente a “lo normal”.

Dicho esto, es el momento de trabajar en nuestras fuentes de ingresos. ¿Me acompañas en el camino?

A %d blogueros les gusta esto: